Sex Toys Center

Welcome

To visit Diletto.es you must be over 18 years old.

You're of age?

No

This website uses its own and third-party cookies whose purpose is that you have the best user experience. If you continue browsing, we consider that you are giving your consent for the acceptance of cookies and the acceptance of our cookie policy.

Check more information about shipments HERE Check more information about shipments HERE
El complemento perfecto para mejorar tu salud sexual

La vida sexual se vincula a una infinidad de bondades a nivel médico. Aporta beneficios cardiovasculares, psicológicos, emocionales, sociales y a nivel estrictamente físico. En esta ocasión hablaremos de los beneficios de los estimuladores internos y por qué ayudan a mejorar la salud sexual.

El descubrimiento de nuestro propio placer tiene consecuencias beneficiosas para el cuerpo y el alma.

Hace muy poco tiempo, se ha demostrado científicamente que los estimuladores internos mejoran la satisfacción, y además permiten explorar las zonas de nuestro cuerpo que, durante tantos años, han permanecido ocultas por ser consideradas un tabú en la sociedad.

El equipo de investigadores del Centro de Promoción de la Salud Sexual de la Universidad  de Indiana, reveló en la revista médica Journal of Sexual Medicine datos acerca de los efectos positivos que los estimuladores aportan en la salud, calidad de vida y satisfacción sexual.
 
Los estimuladores internos son complementos sexuales capaces de llegar hasta los lugares más placenteros de la vagina, estimulando toda la musculatura interna y ayudándonos a descubrir las zonas erógenas más profundas de nuestro cuerpo.
 
Debes saber que no sólo proporcionan placer sexual, sino que además ayudan a prevenir patologías mediante la liberación de cortisol que refuerza nuestro sistema inmunológico y minimizan la depresión mediante la generación de endorfinas.
 
En definitiva, el auto placer que podemos generarnos a través del uso de estimuladores internos nos permite tonificar nuestra musculatura, mientras disfrutamos de un momento íntimo y reconocemos nuestra propia anatomía.

Foto Ferran Barjuan

Leave a comment