Sex Toys Center

Welcome

To visit Diletto.es you must be over 18 years old.

You're of age?

No

This website uses its own and third-party cookies whose purpose is that you have the best user experience. If you continue browsing, we consider that you are giving your consent for the acceptance of cookies and the acceptance of our cookie policy.

Check more information about shipments HERE Check more information about shipments HERE
Tabús y prejuicios en el placer íntimo

Corren nuevas voces en nuestro día a día, poco a poco las mujeres empezamos a ser protagonistas de nuestro propio placer. Tomar consciencia de cómo empoderar tu intimidad y eliminar los tabús que te limitan te ayudaran a conseguir tu bienestar íntimo y sexual.

Poder disfrutar del sexo libremente ha sido tabú durante muchos años y hoy, a pesar de los cambios profundos que se vienen gestando con los movimientos feministas, lograr el empoderamiento del placer femenino no es tarea fácil.

Vivimos en una sociedad cuya cultura a nivel mundial ejerce y promueve la diferencia entre hombres y mujeres. Una discriminación explícita y también simbólica, fruto de décadas de creencias generacionales donde la condición de mujer ha sido relegada a ocupar un lugar de sumisión e inferioridad en relación en relación a diferentes ámbitos, en el trabajo, donde el salario por el mismo trabajo, es mucho menor que el sexo opuesto. En los hogares, donde las tareas domésticas y de cuidado no son compartidas equitativamente y en nuestros cuerpos y sexualidad, donde por mandato social debemos ocupar un lugar de sometimiento, sumisión y limitar nuestro placer haciéndonos sentir desubicadas degeneradas si pretendemos descubrirlo en el ejercicio del auto placer.

Pero es también a través del uso del lenguaje que se ejerce la diferenciación femenina: el tabú y el prejuicio limitan el empoderamiento del placer dado que se basan en palabras que nos parecen ofensivas y por lo tanto no las utilizamos ya que transmiten pudor o desagrado.

Lo cierto es que nacemos libres, sin tabú ni prejuicios y, para lograr el empoderamiento del placer femenino, debemos volver a esa fuente y despojarnos de los valores negativos que nos imponen siglos de creencias que limitan nuestra intimidad y disfrute.

 

Foto de Kat Jayne en Pexels

Leave a comment